Artículos Robados

Artículos Robados

Por: Jesús Pérez

 

Sin importar su nivel de ingresos económicos, 9 de 10 mexicanos compran productos “pirata“, es decir robados.

La venta de artículos apócrifos no es un problema exclusivo de México, aunque el país ocupa el cuarto lugar en esta problemática, después de Rusia, China e Italia.

Este dato no es para señalar a México como un país negativo en este sentido, México no tiene el monopolio de la piratería, es un problema de comercio internacional.

La mayoría adquiere estos artículos debido a un problema de degradación social, donde los gobiernos han sido incapaces de castigar a los delincuentes.

Algunas cifras:

 5 de cada 10 prendas que se usan en México provienen del contrabando.

 60% del software en computadoras del país carece de licencia.

 Al menos han desaparecido 7,000 puntos de venta de música.

 Debido a la piratería, 200,000 mexicanos se han quedado sin empleo y también ha provocado el cierre del 30% de pequeños negocios.

 Distribuidores de refacciones de autos denunciaron que el 5% de las ventas del sector en México son “piratas”, provenientes principalmente de China.

 Las empresas mexicanas perdieron el año pasado unos USD3, 070 millones debido a la piratería y al robo de mercancías que se venden en el mercado informal.

 65% de los discos compactos y DVD que se comercializa en el país son clonaciones ilegales que suponen ingresos para sus productores ilegales por USD220 millones al año.

 Las ventas de vinos y licores adulterados suman unos USD500 millones.

 Asimismo, precisó que el 45% de la ropa que se comercializa en el país es ingresada de contrabando.

 De enero a mayo de 2010 se detectó que el 19.3% de los productos pirata son CD, el 14.5% DVD, 2% ropa, y el 63.9% varios, entre lo que se incluye software, juegos de vídeo, vinos y licores, y cosméticos.

 Las entidades con mayor incidencia de la piratería son el Distrito Federal, el Estado de México, Nuevo León, Jalisco y Campeche.

 La piratería está asociada a grupos criminales, entre estos los cárteles del narcotráfico que han diversificado sus actividades.

 En los canales del comercio callejero se distribuyen muchas mercancías robadas de las empresas, entre estos productos de consumo de fácil desplazamiento como ropa, abarrotes, cigarros, bebidas alcohólicas, enseres y farmacéuticos.

 La piratería y el contrabando provocan a la industria ferretera del país la pérdida de más de USD750 millones al año, así como de 40,000 empleos y el cierre de 8,000 empresas.

 El precio de los productos originales es solo un buen pretexto, en realidad tenemos la cultura de lo “chafa”, lo que debemos cambiar es la cultura, la mentalidad, tratar de que las autoridades cambien no solo es ocioso, es imposible y no serviría de nada, la raíz del problema está en la falta de educación, la falta de cultura.

 En que pensamos que somos “más inteligentes” porque conseguimos las cosas a mejor precio y porque pensamos que “nuestra compra” no afecta, las que afectan son las compras de los demás, la mía no.

 Los únicos que podemos parar la piratería somos los compradores, no los vendedores.

 De hecho no se debe decir “piratería” porque no refleja lo que en realidad es:

Un Robo.

 Si, cualquiera que compre piratería (robado) está siendo cómplice de un robo, de propiedad intelectual, de derechos, de regalías, de patentes, de marcas, etc. pero un robo al fin.

 

Jesús Pérez

 

jesper@terra.com.mx