Por: Jesús Pérez

Felicidades al nuevo campeón del mundo, y ahora?

La fiesta servirá para olvidar por unos días la triste realidad de la economía de aquel país.

Para muchos lo peor que le ocurre a España se llama Zapatero, es un sentimiento convertido en dato incuestionable.

Pero es solo una buena excusa, aunque un poco inoperante y sin sentido, algo semejante a lo que ocurrió con anteriores presidentes (especialmente con Suárez y con el último González) y sin embargo su salida no cambió nada.

La baja valoración hacia el presidente español es muy semejante a las de sus colegas europeos, valga la comparación.

Pero un dato indiscutible de la complicada situación española se aprecia en todas las encuestas cuando se pregunta cómo califican la situación actual de la economía: entre el 80 y el 90% dicen que es mala o muy mala.

Y similares porcentajes considera que falta aun tiempo para el final de la crisis.

Las encuestas revelan que la crisis de confianza se refiere a la confianza entre los ciudadanos, más que a la confianza en ellos mismos.

La crisis requiere de muchos ajustes presupuestarios drásticos, reformas estructurales urgentes, normalización del crédito, pero sobre todo reconstruir la confianza desde dentro de la sociedad, la cual pasa por la ausencia de liderazgo moral.

Esta sociedad tiene un serio problema de autoestima, que excede por mucho el caso Zapatero.

Qué pasó con España?

Al igual que muchos otros países, España se ha endeudado mucho más de lo que podía soportar

Los responsables de las finanzas del país  tenían que haber reaccionado antes. Ahora, salir de esa situación será mucho más difícil y doloroso.

Las medidas adoptadas llegan muy tarde, varios años tarde, de hecho.

No es una cuestión de un par de meses, es un problema que se ha ido acumulando demasiado tiempo.

El Gobierno español sí que está hablando de mejorar la productividad, liberalizar el mercado laboral y reducir el déficit. Pero hay que tener valor y decisión para hacerlo.

Vienen medidas muy dolorosas, mas todavía de las que ya se han adoptado, vienen más impuestos, es absolutamente necesario.

Sin embargo sería un tremendo error centrar el ajuste sólo en incrementar los impuestos. Todavía hay margen para recortar el gasto público.

El camino es largo, duro y difícil y lo fundamental es reestructurar la deuda, sobre todo la del sector privado.

El mayor peligro es que puede haber otra  recesión técnica en los próximos meses y eso va a ser muy difícil que España crezca en los próximos dos años.

Por otra parte, digan lo que digan, organismos internacionales y otros países tendrían que rescatar a España y lo harán.

Eso considerando que no rescatarán la deuda del sector privado, sería absurdo. España tendrá que reestructurarla, el Gobierno no puede estar garantizando esa deuda privada insostenible, una cosa es reestructurarla y otra, muy diferente, rescatarla.

Es una receta para el desastre.

Era previsible esta crisis?

Es fácil prevenir un desastre cuando se mantiene tal nivel de endeudamiento, eso nunca acaba bien.

La economía española saldrá de la crisis a cámara lenta. Ese es el vaticinio más reciente del Fondo Monetario Internacional (FMI) y es también el futuro próximo que el indicador adelantado de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) prevé para España.

El estudio concluye que el PIB se contraerá este año un 0.4%, apenas una décima por encima de las estimaciones del Gobierno, para crecer un 0.7% en 2011.

Respecto al desempleo, la entidad prevé que durante todo 2010 crezca hasta el 19.7% y que se estabilice en el 20% el año próximo.

En España se cometieron varios excesos, uno fenomenal fue en la inversión: un 29% del PIB, año tras año, cuando en la Unión Monetaria fue un 21% y en Estados Unidos del 18%.

La mitad de esta inversión se fue a compras de equipo y similares, y la otra mitad a la construcción.

En cuanto al tema de la construcción, es ahí donde se cometieron algunos excesos no muy fuertes en infraestructura, pero completamente fuera de toda proporción y toda lógica en lo referente  a materiales:

España pasó de iniciar 300.000 viviendas en 1995 a 760.000 en 2006, y de emplear 1.100.000 trabajadores a 2.750.000 en 2008, para construir un número gigantesco de casas, de las cuales la mitad no se podía vender, arrastrados por la burbuja especulativa.

De modo que España se ha excedido en  inversión, mas no en consumo,  endeudándose muy por encima de sus posibilidades y, lo que es aún peor, muy por arriba  de sus necesidades.

España ha invertido demasiado y lo ha hecho mal.

El haber logrado el campeonato le viene muy bien, como distractor, pero solamente como distractor, nada más, en realidad no le ayuda en los temas que hemos tocado y no deben caer en el error de “olvidar” lo que sucede.

Felicidades España,. . . ahora a trabajar.

 

Autor: Jesús Pérez

jesper@terra.com.mx