China ha estado reduciendo gradualmente y lo más discreto posible, su posición de bonos del tesoro de EUA (TB).

Es como dejar de usar una tarjeta de crédito, poco a poco.

La Reserva Federal de EUA (FED) ha compensado esto imprimiendo mas dinero para comprar más deuda, esto es preocupante.

Deshacerse de una posición tan grande de bonos del tesoro no es cosa de unos días, es una labor que se va “desenrollando” poco a poco, con preparación y mucho trabajo.

Si China y EUA se “divorciaran” el costo ascendería a mas de USD10’000,000’000,000 de hecho, más cerca de los 20 billones.

Varios países asiáticos mantienen posiciones importantes en TB, además de Japón y China, Singapur ostenta cerca de 40,000 millones, India 39,000, Corea del Sur 35,000, etc.

Ni siquiera imaginar una venta masiva de parte de estas posiciones, sacudiría los mercados mucho más de lo que actualmente está.

Cuando los bancos centrales operan, todo el mundo lo sabe, al instante.

La combinación de tasas de interés en casi cero que mantiene la FED y la situación actual de Europa no ayuda en nada y Asia poco puede aportar en estos momentos, pero deshacerse de sus posiciones es más probable que hace dos años.

Existen versiones en el mercado de que en Asia no quieren que el USD siga siendo la moneda de intercambio mundial, aunque un poco exageradas, estas versiones tienen un sustento, pero las consecuencias de una idea como esta serían muy difíciles de cuantificar ya que el tamaño del que se está hablando es enorme.

A ninguna de las dos naciones les conviene entablar un “divorcio” en estos momentos, de hecho lo conveniente sería que unieran fuerzas y estrategias para tratar de reducir los efectos negativos de la situación de los mercados actual.

El siguiente paso es poner los números e indicadores en orden, reducir los déficits gubernamentales y estimular la confianza en los mercados sería mucho más saludable que pensar en separaciones costosas e innecesarias.

Por:  Jesús Pérez

jesper@terra.com.mx